Languages

Historias locales, diseños globales. Un saber realmente situado

Catarina Simão, El proyecto del Instituto Mozambiqueño, instalación. Foto: Joaquín Cortés / Román Lorens, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, 2014.

En su ya emblemático libro Historias locales, diseños globales Walter Mignolo propuso la postcolonialidad como punto de conexión de una diversidad de historias locales frente a un proyecto global que ha establecido a la historia occidental como historia universal y "diseño global". Como bien ha indicado Luis Camnitzer, el "Imperialismo no es más que provincialismo con poder de atropello"1. En el marco del proyecto "los usos del arte" de L'internationale, el Museo Reina Sofía de Madrid ha inaugurado recientemente la exposición Un saber realmente útil, curada por el colectivo croata WHW. La muestra trabaja, en palabras del colectivo, con estrategias que tratarían de "desafiar los saberes hegemónicos de la historia, el arte, el género, la raza y la clase". Las WHW establecieron un diagrama global de arte político, cada cual con su propia "historia local" que contar a partir del trabajo de más de treinta artistas y colectivos. Muchas de ellas proponen estrategias localizadas en los contextos en los que emergen como modo de subvertir la subjetividad normativa, a la vez que trazar conexiones entre los lugares de producción y las largas historias coloniales que las atraviesan.

Es el caso, sin duda, del trabajo de Catarina Simão, quien propone una activación de la historia colonial portuguesa y la descolonización en El proyecto del Instituto Mozambiqueño (2014). Lo mismo ocurre con el trabajo de Brook Andrew Astillas de monumentos: un sólido recuerdo de los yermos olvidados de nuestras inmundicias y obsesiones (2014). Si Fred Wilson realizó su famoso proyecto Mining the museum (1992) con la colección del Historical Museum de Maryland para denunciar la historia del esclavismo en la región, Andrew da una vuelta de tuerca más a esta estrategia de apropiación artística de archivos y colecciones que se comienza a desarrollar en los primeros 1990s. En su caso, mezcla su propio archivo personal sobre el colonialismo británico y racismo en Australia con ciertos materiales de colecciones españolas que interrelacionan estos documentos con aquellos imaginarios sobre el indio, el moro y el negro en el Estado español que, a su vez, fueron exaltados durante el franquismo. Daniela Ortiz, por su parte, en Estado-nación II (2014) activa la pervivencia de la colonialidad en el Estado español en la exclusión que vivimos los y las migrantes. Para ello, además de un video donde el artista refugiado palestino Firas Shehadeh aprende castellano a partir de la repetición de declaraciones racistas de políticos españoles en los medios de comunicación, su trabajo propone una guía crítica "para superar el test de integración en la sociedad española".

Si estos proyectos de nueva producción proponen una intervención situada en el momento presente, la exposición incluye también una serie de propuestas históricas donde la imagen cumplió un rol político. Son los casos, por ejemplo, del arte de la resistencia partisana tras la II Guerra Mundial, enseñado en el formato expositivo propuesto por la Moderna Galerija de Ljubljana o Emory Douglas y el Partido de las Panteras Negras (1966-1982), confrontados en la misma sala. A ellos se suman Miladen Stilinovic, Darcy Lange o Hannah Ryggen. Sin duda en estos casos el problema del lugar y momento de enunciación queda borrado en cuanto proyectos descontextualizados. Lo mismo ocurre en el caso del video de Cecilia Vicuña ¿Qué es para usted la poesía? (1980), donde se obvian las condiciones contextuales del Bogotá del tránsito de los 1970s a los 1980s como campo de operancia de la acción poético-político de la artista. Expositivamente con ello se elimina la densidad de ciertos marcos de represión y resistencia en las que operan u operaron muchas de las prácticas expuestas, en clara diferencia a un proyecto como Perder la forma humana. Una imagen sísmica de los 80 en América Latina (2013). En su lugar, la curaduría propone la efectividad política de la imagen icónica en una selección arbitraria de arte supuestamente político, tomando como punto de partida el sentido originario de la palabra propaganda: algo que debe ser dicho.

La exposición refleja la dificultad de ajustar procesos e historias locales a partir de un diseño global de saberes subversivos, tal como antes ocurrió con otros proyectos como Global conceptualism (1999) o Global feminism (2007). La mediación del colectivo Subtramas tiene como objetivo aliviar esta dificultad, así como lo hace la extensión fuera del espacio expositivo del seminario Arte político degenerado. Protocolo ético propuesto por Núria Güell y Levi Orta en que se debatía el gesto de subvertir las lógicas del capital utilizando sus mismos medios en el contexto de la coyuntura política española. Subtramas (Diego del Pozo, Montse Romaní y Virginia Villaplana) ha propuesto junto al departamento de educación del museo una serie de Acciones públicas para saberes realmente útiles. A partir de cuatro recorridos pensados desde preguntas como ¿qué pueden activar políticamente las imágenes? han invitado a intervenir a una serie de colectivos como el centro social ocupado El patio maravillas, el colectivo Cine sin autor, la plataforma Península, la Marea Blanca de Madrid o el colectivo de trabajadoras domésticas migrantes Territorio Doméstico, entre los cerca de veinte colectivos invitados. Con ello proponen activar de forma local la pertinencia de ciertos problemas globales que quiere enfrentar la exposición.

Una activación imprevista de la exposición fue el revuelo causado por el trabajo del colectivo argentino Mujeres Públicas, donde asociaciones de abogados cristianos y devotos independientes denunciaron al museo por dar espacio para una crítica a la iglesia en cuanto institución y, particularmente, en su rol activo a la hora de incidir en los cuerpos de las mujeres en su libertad de abortar. La espectacularización mediática del asunto no hace más que confirmar la pertinencia de la propuesta en el actual contexto español donde el gobierno ha pretendido recortar la libertad de las mujeres a decidir. La propuesta de Mujeres Públicas atiza el debate local en el marco de una serie de prácticas activistas en el espacio público que ocurren en contextos como el boliviano, argentino o chileno donde las condiciones del aborto son extremadamente precarias. Si en este último la Coordinadora Universitaria de Disidencia Sexual ha llevado adelante en los últimos años una serie de acciones bajo el lema "el derecho a no nacer", en Bolivia Mujeres Creando ha realizado, entre otras cosas, el proyecto Espacio para abortar, presentando en la última Bienal de Sao Paulo.

Coincidiendo con Un saber realmente útil, el colectivo Declinación Magnética, del que también forma parte Diego del Pozo, inauguró en Matadero Madrid Hasta que los leones no tengas historiadores... La muestra presenta dos proyectos que se enfrentan al pasado colonial y al presente capitalista revelando su rol generador de historias y vidas desechables. Así lo demuestran performativamente al señalar las narraciones de la conquista de América en textos escolares en el trabajo Margen de error. Desde el ámbito culinario, junto a Baba au Rhum, también han recuperado las historias desechables y cooptables de alimentos americanos en la performance Les aliments refuses, ocurrida pocos días después de la inauguración.

El colectivo pervierte las lógicas disciplinares establecidas por la Ilustración y el colonialismo, que han marcado la división y la especialización de los saberes y las prácticas. A la vez que se definía y delimitaba la función del artista en el siglo XIX, también estaba naciendo la antropología como disciplina de catalogación y control de los cuerpos otros. Declinación Magnética propone romper con esta estructura, diluyendo entre sus miembros el rol del artista, el curador, el productor o el historiador en la realización una investigación y una producción artística colectiva.

Hasta que los leones no tengas historiadores... ha venido a proponer, de forma no intencionada, una respuesta a Un saber realmente útil: una contestación localmente situada a la cuestión global de la pervivencia de los procesos coloniales y ciertas formas de resistencia al capitalismo contemporáneo desde la historia y presente de las políticas del Estado español. La selección de videos de diferentes contextos en la instalación Vencejo/ley/film abre el debate específicamente español a otros lugares donde se activa la subjetivación colectiva por medio de formas creativas y públicas de imaginación y protesta política. Se trata de una historia local que no propone un diseño global como estrategia de ejercicio de poder, sino que analiza un contexto específico para arrojar luces sobre posibles conexiones fuera de él.

En este sentido, las acciones explícitamente situadas en lo local, como son las propuestas por Declinación Magnética y por las artistas que realizaron trabajos de nueva producción para Un saber realmente útil (Catarina Simão, Daniela Ortiz, Núria Güell y Levi Orta, Brook Andrew y Subtramas), además de la pertinencia urgente del trabajo de Mujeres Públicas, pueden realmente activar la potencia crítica y útil en un particular contexto de enunciación. Las acciones críticas localizadas contienen la potencia de pensamiento de apropiarse de la fragilidad y vulnerabilidad que generan los dispositivos necropolíticos y neocoloniales globales que operan en un contexto de enunciación particular y generar desde ahí desplazamientos que pueden alterar nuestro inconsciente colonial cotidiano. Como dice Beatriz Marcos Preciado "es a través de la fragilidad que opera la revolución". Una revolución cuya utilidad toca niveles corporales e intersubjetivos en los que habitan las memorias jerarquizadas del sistema global.

1 — Luis Camnitzer, "El acceso a las corrientes hegemónicas del arte", en: Sánchez Prieto, Margarita (comp.), Visión del arte latinoamericano en la década de 1980, La Habana, Centro Wilfredo Lam, 1994, p. 1187

Cecilia Vicuña, ¿Qué es para usted la poesía?, captura de video, 1980.
Mujeres Creando, Espacio para abortar, 51º Bienal de Sao Paulo, 2014.
Declinación Magnética, Vencejo/ley/film, videoinstalación, 2014.
comments powered by Disqus